10 cosas que no debes de hacer con tu perro

Los Doggies son los amigos más fieles que podamos tener y siempre están dispuestos a acompañarnos. Sin necesidad de hablar nos entienden a la perfección. Sin embargo hay cosas que debemos respetar de acuerdo a sus necesidades y bienestar, aquí te las mencionamos.

  1. No respetar sus libertades básicas de bienestar.

Al igual que nosotros como personas, los Doggies tienen derechos y libertades básicos para disfrutar y tener una vida saludable. Es fundamental que se respeten sus derechos básicos para poder construír una sana relación con tu peludito:

  1. Libertad de alimentación e hidratación.
  2. Libertad de un ambiente apropiado.
  3. Libertad de buena salud.
  4. Libertad de bienestar emocional.
  5. Libertad de expresar su comportamiento natural o normal.

2. Enfadarte por el simple hecho de ser un Perro.

Tienes que ser consciente de que tu Doggie va a saltarte encima y recibirte lleno de felicidad cuando llegues a tu casa y te va a ensuciar. Inocentemente te va a babear, manchar la sala, tu cara y tus manos y vas a tener que limpiar. Va a morder tus zapatos, tus muebles y otros objetos sobre todo cuando sea cachorro. Tu Doggie va a oler a Doggie ya que son diferentes a nosotros y no por eso tienes que bañarlo en exceso ya que puedes perjudicar su salud. Tu peludo va a oler ”el trasero” de otro peludo para socializar. Le va a encantar salir a pasear. Va a pedirte que lo acaricies y hasta va a querer dormir contigo para sentirse seguro y porque te quiere infinitamente.

Un peludito nunca te va a pedir permiso para demostrarte su amor ni para expresarse por ser un perro, por lo tanto solamente tómate 10 minutos y respira hondo, pero JAMÁS debes de castigarlo o reprenderlo por ser un perro.

3. Permtirle todo y no educarlo de manera adecuada.

Al tener un perrito no solo te comprometerás a cuidarlo, amarlo y divertirte con él, si no que también te harás cargo de educarlo. Esto muchas personas lo desconocen y es esencial para ser un dueño responsable, y es por eso que frecuentemente vemos como abandonan a los perritos por problemas de conducta o una socialización deficiente.

Al educar a tu Doggie, le enseñarás las reglas de tu hogar para una sana convivencia y segura y así prevenir problemas de conducta y accidentes. El adiestramiento es una excelente opción para su nivel físico, cognitivo, emocional y social, hay muchas maneras de adiestrar un Doggie en casa, sin embargo si no cuentas con el tiempo o la paciencia puedes recurrir a un educador canino.

4. Castigarlo física o emocionalmente.

Equivocadamente se ha creído que reprenderlos o castigarlos y/o psicológicamente es una manera de educarlos, sin embargo es totalmente contraproducente para todas las especies.

Si quieres educar a tu perrito, nunca debes de recurrir a la fuerza física ni a su salud psicológica, ya que golpearlo, encerrarlo, gritarle y regañarle, lejos de ser prácticas educativas lo único que provocan es exponer a tu peludito a emociones negativas como el miedo y el estrés. Un peludito con miedo y asustado, no va a confíar en ti y no solamente tendrá dificultades para aprender, si no que también se pondrá a la defensiva y te podría atacar en caso de sentirse amenazado.

5. Abandornarlo o encerrarlo.

Hoy en día sabemos que el abandono de mascotas es una triste realidad y México está en los primeros lugares. En la mayoría de los casos, el abandono se puede evitar si se crea consciencia a la hora de adoptar una mascota.

Un perrito es un animal muy inteligente, pero requiere tiempo y espacio para desarrollarse de manera correcta. Además de darle los cuidados básicos como llevarlo al veterinario a sus vacunas correspondientes, desparasitarlo, estimularlo física y mentalmente con juguetes y paseos, se requiere de solvencia económica, es por eso que se requiere planificación y responsabilidad a la hora de adoptar.

Existe otra forma de abandono, como lo es estar muy ocupado para compartir tiempo con él, que solo se encuentre encerrado sin explorar el exterior o el hecho de no proporcionarle los cuidados para que se mantenga sano y feliz. Cada que puedas dale una caricia, permite que duerma junto a ti, hazle algún cariñito y no dejes de decirle lo mucho que lo quieres, así como él te quiere a ti.

6. Provocarle emociones negativas solo para divertirte.

Muchas veces pasamos momentos divertidos e inolvidables junto a nuestros peluditos, hay muchas cosas curiosas que hacen y nos hacen reír, sin embargo no debemos de hacer que se sientan nerviosos o incómodos solo por un momento de diversión, ya que podemos exponerlos a momentos de alto estrés y ansiedad, si a tu perro no le gusta alguna actividad hay que respetarlo y no hacerlo. Hay muchas actividades que puedes realizar con él como enseñarle trucos y salir a pasear con él para estimular su mente.

7. Llevarlo al veterinario solo cuando lo ves enfermo.

Es esencial que visites al veterinario cada 6 meses para revisar que tu peludito se encuentre en óptimas condiciones de salud y estar al día con sus vacunas y desparasitaciones, recuerda que tu perrito merece una buena salud.

8. Regañarlo después de muchas horas de que hizo algo inapropiado.

Si regañas a tu Doggie, lo haces pasar por un alto nivel de estrés, miedo y ansiedad; esto impacta de forma negativa en su salud mental y su comportamiento, es por eso que muchos tienden a orinarse involuntariamente después del regaño.

Debes de tener tu mente abierta ya que si has adoptado un perrito esto puede significar que tuvo maltratos físicos y/o psicológicos. Además si lo regañas mucho tiempo después de que hizo su ”travesura”, el no va a comprender la razón de tu enojo y le va a generar desconfianza; se sentirá frustrado porque no va a entender lo que quieres decir o pedir y puede que hasta te ladre mientras lo regañas, intentando decirte: ”Detente, no entiendo lo que estás haciendo pero no quiero problemas contigo”.

9. Darle alimentos peligrosos.

De ley sabemos que los perritos no pueden comer lo mismo que nosotros, algunos de los alimentos que están estrictamente prohibidos son el chocolate, el azúcar, la sal, ciertas frutas y verduras, frituras, comida industrializada y golosinas.

Hay que darle comida saludable y nutritiva de acuerdo a su organismo y requerimientos nutricionales. Puedes preparar las recetas BARF ya que tienen muchos beneficios para tu mejor amigo.

10. No dejar que tenga una vida social saludable.

Un doggie es una mascota altamente sociable, es por eso que disfrutan mucho de sus paseos donde conocen otros doggies y estimulan sus sentidos, además de sus habilidades sociales y emocionales. Si no le permites socializar con otros doggies o individuos pueden mostrarse agresivos o temerosos al momento de interactuar.

Su socialización es parte fundamental de su educación para convivir e interactuar con otros individuos con seguridad y autoconfianza. Empieza a socializar con tu perrito desde cachorro con paciencia y con positivismo.

¿Qué tal ha sido la educación con tu Doggie? ¡Déjanos tus comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra